Maison Lao Mountain

Laos

En dos décadas, la Casa Lao Mountain ha dado nuevos horizontes al café mostrando iniciativa y eligiendo el camino de la torrefacción al origen. Sus cafés se caracterizan por el deseo principal de establecer una verdadera cultura laosiano del café.

Descubrir sus cafés

La Casa Lao Mountain, creada en 2001, incluye un “Grupo de Cafeteros” de 80 productores y una unidad de tostado en Vientiane.

 

Las parcelas de café, distribuidas en dos pueblos, se encuentran en la parte superior de la Meseta de Bolaven, a 1200-1300 metros sobre el nivel del mar, beneficiándose de un clima tropical húmedo ideal para el cultivo de café.

Históricamente, Laos se ha centrado en el cultivo del café robusta, todavía representando la mayor parte de la producción nacional.

 

Las fincas de la Casa Lao Mountain han hecho la elección de cultivar Arabicas también. Después del Catimor, una variedad introducida por incialmente por su resistencia a las enfermedades, el Typica fue añadido en 2012 después de años de experimentación, y más recientemente el Caturra, una variedad natural de Bourbon. Todos los cultivos se cultivan en agricultura orgánica certificada.

Steve Feldschneider, Maestro Tostador, está detrás de este proyecto.

 

Se mudó a Laos en 1998, y exponado a la imposibilidad de encontrar un café verde de buena calidad, se interesó por su cultivación. Formó el “Grupo de Cafeteros” con el fin de dominar todos las etapas de la taza… a la semilla. Con la ayuda de un especialista en agricultura ecológica, trabajó con los productores del grupo para desarrollar variedades de arábica, establecer buenas prácticas de cosecha y procesamiento, equipándoles con instalaciones modernas (estación de lavado, molino seco…). Esta colaboración proporciona a los productores valor añadido y estabilidad a través de una asociación sostenible y eficaz.

Así, Steve fue capaz de establecer sus “recetas” en un espíritu de creación de gusto e innovación, inspirado por la cultura laosiana.

 

Odia el café estandarizado y sin carácter, que atraen a todo el mundo. Por el contrario, busca satisfacer el gusto de cada uno constituyendo cafés diferentes para que cada uno encuentre su propio favorito. Tiene especial cuidado en la torrefacción favoreciendo la imaginación como un gran chef que cultiva su propio jardín y ofrece sus propios productos.